Patrimonio cultural

 
 

Entre ellos cabe destacar el conjunto en Zabala-Belendiz, -en torno a la ermita de San Pelayo y el conjunto entorno al caserío Lorentene – edificación, encina, etc. Además se pueden señalar los caseríos de Telletxeondo, Zubiate, Elezpeiti-Goikoa, Goikoetxe, Zabalerdi, Pinaga, Intxaurandi, las ermitas de San Pedro, Santamañe, San Lorenzo, San Pelayo, San Emeterio y San Celedonio y los caserones de Loiola y Elexalde.

Si bien muchos de ellos no tienen un gran valor artístico a nivel "culto", pues no son elementos singulares románicos, góticos, etc., no por eso dejan de tener gran valor histórico- artístico, pues siempre su valor histórico y denotativo de origen, marcan improntas esenciales en la vida de un municipio, cuyo legado más importante son sus relaciones, las cuales tratadas con especial interés, marcarán hitos, indispensables para su lectura urbana.